15 de septiembre de 2008

La quiebra de Lehman Brothers

Inicio / Recursos / Fechas para la historia / 15 de septiembre de 2008

El 15 de septiembre de 2008 ha pasado a la historia como una de las fechas más negras para la economía mundial. Ese día quebró el gran banco de inversión estadounidense Lehman Brothers y su caída fue el principio de una gran crisis mundial que ha azotado el mundo durante una década.

Un banco de inversión o banco de negocios es aquel que proporciona a sus clientes productos financieros, les ayuda a negociar en los mercados y ofrece servicios consultivos y de intermediación. Lehman Brothers era uno de los más importantes. Los controles sobre las operaciones que realizaban este tipo de entidades se habían relajado en los años 1990 y 2000, lo que hizo que muchos de estos bancos fuesen arriesgando cada vez más, creando productos financieros de alto riesgo que las agencias de calificación, encargadas de vigilar la transparencia y seguridad de este tipo de acciones, no limitaban, en la creencia de que el mercado se regularía por sí mismo.

El detonante de la crisis fue un producto financiero conocido como hipoteca subprime. Se trataba de créditos hipotecarios concedidos a personas o entidades que no poseían recursos para garantizar su devolución. Eso no parecía importar, pues estaba muy extendida la creencia de que el valor de las viviendas no dejaría de subir, lo que garantizaba la seguridad de los préstamos. Era un caso típico de burbuja inmobiliaria.

 Cuando los precios de los inmuebles comenzaron a bajar, las hipotecas pasaron a ser ruinosas. Como, además, esas hipotecas se habían vendido en paquetes con otros activos financieros, contaminaron todos los productos de la entidad, el efecto para el banco fue devastador, acumulando pérdidas de miles de millones de dólares.

 Las autoridades económicas estadounidenses, en una decisión muy controvertida, decidieron no acudir al rescate de Lehman Brothers, ya que opinaban que supondría un mal precedente y una invitación para otras entidades a no ser precavidos en sus actuaciones, ya que siempre podían contar con la ayuda de la administración: es el llamado “riesgo moral”. Así, el banco quebró y las consecuencias fueron una enorme crisis de crédito (los bancos no se prestaban dinero entre sí, pues desconfiaban de la solvencia de las entidades, ni tampoco a sus clientes, empresas o particulares) y tras ella una crisis de deuda (los Estados se vieron obligados a rescatar bancos o aseguradoras con dinero público aumentando sus déficits).

 La caída de Lehman Brothers marcó el comienzo de la Gran Recesión, la gran crisis económica que lleva una década marcando la economía mundial y que ha tenido gravísimas consecuencias en muchos países, sobre todo en los de la Europa mediterránea que usan el euro como moneda y que han tenido que adoptar severas medidas de austeridad para conseguir préstamos que evitasen su quiebra.

PLATAFORMA PATROCINADA POR