5 de Febrero 1637

Las burbujas financieras y los tulipanes holandeses

Inicio / Recursos / Fechas para la historia / 5 de Febrero 1637

Una de las burbujas económicas más curiosas de las que se tiene noticia, tuvo lugar en los Países Bajos a principios del siglo XVII. El producto cuyo precio subió de forma desmesurada no fue otro que la flor más famosa de aquellas tierras: el tulipán.

En aquel tiempo, el país había progresado de forma notable gracias al comercio marítimo, a través de la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales, y los tulipanes eran las flores ornamentales más codiciadas por las nuevas clases acomodadas, siendo más demandadas cuanto más exóticas. Los ejemplares más raros y vistosos eran, muchas veces, víctimas de bacterias que los teñían de colores inusuales o manchas caprichosas. Como este hecho era desconocido por los cultivadores y no podían controlarlo, los tulipanes más originales empezaron a ser objeto de especulación, adquiriendo precios exorbitantes. Pronto, toda Holanda se entregó al frenesí especulativo: un bulbo de tulipán podía llegar a costar el salario de varios años de un artesano o llegaba a cambiarse por una lujosa mansión. Al poco tiempo, ya no se negociaba con las mismas flores, sino con participaciones o acciones de las mismas, creándose un mercado en el que participaba todo el país, a veces endeudándose o hipotecándose. El precio de los tulipanes subía sin parar. Algunos inversores consiguieron rendimientos de hasta el 500% y nadie parecía ver el fin de ese negocio. 

Pero en 1637, la burbuja estalló: los tulipanes salían al mercado y no encontraban comprador. Cundió el pánico, y la misma naturaleza de este mercado –irregular e incluso ilegal según muchas leyes locales–  provocó la quiebra de la economía del país.

El último lote de tulipanes vendido a precio elevado tuvo lugar el 5 de febrero de 1637. Eran 99 tulipanes de gran rareza y se vendieron a 90 000 florines. Al día siguiente, un lote de medio kilo no encontró comprador ni por 1 250 florines.

En la actualidad, los tulipanes holandeses son famosos en todo el mundo. Merece la pena ver los campos de esta flor durante los meses de abril y mayo en Holanda. Cerca de Amsterdam, la capital, está situado el mayor parque floral del mundo: el Keukenhof, en el que cada año se plantan más de 7 millones de bulbos florales. 

PLATAFORMA PATROCINADA POR